Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Rutas y Sendas

Fachada del Palacio de Aramil
Palacio de Aramil

Ruta Minera de Jovellanos

Historia

La llamada Ruta Minera de Jovellanos discurre por varias parroquias del cuadrante suroriental del concejo de Siero, atravesando un espacio que manifiesta tanto elementos del paisaje rural tradicional asturiano como del paisaje industrial y minero del centro del Principado.

Jovellanos conocía bien este territorio, dadas sus vinculaciones familiares con la familia Carreño, que habitaba el Palacio de Valdesoto. Visitó en diversas ocasiones esta zona, lo que se recoge en algunos pasajes de sus Diarios.

El miércoles 20 de octubre de 1790, durante la tercera expedición de minas que lleva a cabo en Asturias sale de Oviedo, para dirigirse a Pola de Siero y posteriormente subir al monte Cima, en el límite de los concejos de Siero, Gijón, Villaviciosa y Sariego. Llega a comer a casa de sus familiares (el Palacio de Valdesoto), y dedica la noche a escribir la descripción, magistral, de las labores de la sementera de maíz:

Cogida la cosecha de trigo o escanda a últimos de julio o principios de agosto, pastan los ganados el rastrojo y hierbas producidas hasta principios de febrero; entonces se da a la tierra la primera reja, que llaman arar (...); a principios de abril la operación de abatir (...); hecha la operación del rastro, se echa encima el estiércol, cal o manga de abono (...); después de lo cual, desde mediados de abril hasta mediados de mayo (según los climas) se siembra el maíz a puño, muy esparcido, y entonces se da una reja de arado muy ligera para volver la tierra sobre el grano, a que llaman binar. Inmediatamente se siembran las habas encima, también a puño y mucho más esparcidas (...).

Cesan las labores hasta entrado junio, y desde entonces se hace la operación de la salla, reducida a cavar ligeramente la tierra con un zarcillo, que es una fesoria corta de mango y ancha de pala (...). Adviértase que al tiempo de las habas se siembran las calabazas (...). Tal vez se siembran con las habas arvejos, y aun en algunas partes panizo (...).

De principios de julio a la Magdalena, se hace la operación del arriendo (...). Cesan entonces las operaciones hasta mitad de agosto; entonces se cogen las habas (...). Desde principios de octubre se siembra el maíz por el pie y planta a planta, ya con hoces, ya con cuchillas puestas en una palo (...).

Las plantas segadas se ponen en montones piramidales que llaman tucas (...). Síguese a esto la operación de la esfoyaza, que se hace por turnos en las casas de los labradores, concurriendo los mozos y mozas de la redonda a ellas (...). Esta operación es de mucha alegría: se canta mucho; se tiran unos a otros las panoyas; se retoza y se merienda tortilla de sardinas o jamón de borona, precisamente caliente, queso y peras o manzanas cocidas con la misma borona (...)

A las ocho de la mañana del día siguiente sale hacia Carbayín:

Lateral de la Torre de Vigil

Subida al monte de Carbayín; toda la pendiente expuesta al norte; abundancia increíble de minas expuestas en él. (...) Mina de la Riega del Coplu. (...) Otra que llaman del Soldado (mote), que está en la Riega del Carbayín, castañedo de Alfonsón. Mina grande en el mismo monte (castañedo de Pachín de Argüelles, trabajada antes por los ingleses, hoy cegada. Horno para ensayos, pequeño, muy rebajado, sin respiradero, con boca en arco...

Para luego continuar hacia el Monte de la Cruz, desde el que observa, hacia el oeste las minas de Feleches (la Mina del Toral), y hacia el este la mina grande del monte de Lieres (la Mina de Solvay), que reconoce personalmente.

Ese mismo día come en Aramil, en casa de su primo Sebatián Vigil Jove Ramírez (el Palacio de San Esteban de Aramil, muy cerca de la iglesia de San Esteban de los Caballeros), para retornar al Palacio de Valdesoto, desde donde, al día siguiente, se dirige a Langreo a reconocer otras explotaciones mineras. Una parte del camino, que conocía con todo detalle, formaría parte de su proyecto de Camino Carbonero, que finalmente no se llegó a trazar según su criterio.

Para Jovellanos, la explotación intensiva, organizada y provechosa de las minas de la zona necesitaba de un camino que seguiría, en el tramo que aquí nos interesa, desde el Molino del Mosquito a la cumbre del Carbayín, faldeándole a la subida por el monte del Revollar, frente a la dehesa de Arenas, para bajar luego al molino de Malpica, seguir a las Llosas de la Andia (Landia) por el molino del Trechoro y Pontón del Bayo hasta el prado del Palacio; de aquí a Tresierra en la salida del callejón de Negales, para luego bajar al Nora y dirigirse al Rebollar.

La Ruta de Jovellanos discurre por los mismos caminos utilizados por el ilustrado asturiano para sus desplazamientos por esta zona de Asturias que, a pesar del tiempo transcurrido y de las transformaciones habidas en los paisajes de estas parroquias del concejo de Siero, todavía conservan en buena medida el aspecto general que el autor pudo contemplar y disfrutar.

Fueron los propios vecinos de la zona, concretamente los de Santa Marta de Carbayín, los que, tras estudiar diferentes evidencias documentales y arqueológicas de carácter minero, procedieron a identificar y señalar la Ruta como un itinerario cultural e histórico de primer orden y al mismo tiempo como una herramienta con la cual dar a conocer la riqueza histórica de un espacio geográfico con grandes valores de todo tipo, desconocidos e ignorados en su mayor parte, y posibilitar el enriquecimiento de una zona a la que la crisis minera ha castigado duramente desde hace años.

La Ruta tiene, entre otros atractivos, el de poder visitar tres de los núcleos mineros e industriales más importantes de la zona central asturiana: el de Pumarabule-Valle del Cerezales-La Paulina, en Carbayín; el del Toral, en la parroquia de Feleches, y el de Solvay en la de Lieres, otorgando a este itinerario cultural un carácter eminentemente minero e industrial dentro de un marco rural tradicional que todavía conserva buena parte de aquello que lo caracteriza en mayor medida.

  • Regresar al contenido anterior (tecla acceso 5)
  • Ir al comienzo de la página (tecla acceso 6)

© Ayuntamiento de Siero

  • Plaza del Ayuntamiento s/n 33510 - Pola de Siero
  • Teléfono: (34) 985 725 424 | Fax: (34) 985 725 042